Marketing

El Embudo del Marketing

¿Cuál es el mejor método para conseguir un mayor porcentaje de conversión de usuarios y clientes potenciales para una empresa? El éxito en el marketing digital depende de múltiples factores y hay mucha pero mucha información de la que podemos echar mano para enriquecer nuestro conocimiento. Sin embargo, una de las claves se encuentra en el Embudo de Marketing ya que por mucho, esta metáfora, permite organizar las fases del marketing para lograr un mayor control sobre ellas y el resultado final: Transacciones reales.

Espectadores: Gracias a las métricas de Google y otras aplicaciones, podemos determinar la cantidad de espectadores que tenemos. Son aquellas personas que visitan nuestro sitio web y de momento no realizan una compra.

Para el caso del marketing digital, el embudo toma en cuenta algunos aspectos relacionados con la web y la manera de interactuar entre los usuarios:

  1. Parte superior del embudo: esta es la sección donde se reciben todos los posibles clientes, cada uno de ellos llega a este punto motivado por la necesidad de resolver un problema y ha empezado a buscar soluciones, información y respuestas. Por lo general, el cliente potencial hace una búsqueda en la web y allí se pone en juego la competencia por atraer clientes. Hablamos de los ADS de Google, Facebook e incluso YouTube, todos ellos son anuncios publicitarios pagos que posicionan la información relevante de tu web para que otros puedan verla y así atraerlos. También existe la manera tradicional SEO en la que posicionamos nuestra web de manera orgánica, no requiere de pagos pero es de mucha inteligencia y dedicación puesto que la competencia es enorme y cada vez la internet está más saturada de información.
  2. Tráfico: Ya hemos recibido la visita así que en esta parte del embudo hacemos llamados a la acción efectivos mediante contenidos creativos, blogs, videos o cualquier otro tipo de información que persuada al potencial cliente a seguir interactuando con la web.
  3. Prospectos: En esta fase generamos la base de datos de los potenciales clientes que visiten nuestra web. Dependiendo de la estrategia que hayamos elegido para el mercadeo de nuestros productos y servicios. Esto incluye el trabajo con las redes sociales, suscripciones, etc.
  4. Proceso de negocio: con esta parte del embudo entramos en contacto con los potenciales clientes y les involucramos con nuestros servicios de manera directa. Email marketing, contenido en webs, charlas presenciales, telemarketing, entre otros.
  5. Ventas: Ya en este punto la mayor parte de las personas están familiarizadas. A fin de cuentas, las ventas son las que pagan la renta. Por lo tanto, debemos ser los mejores vendedores del mundo digital. Los procesos anteriores han preparado el terreno para cerrar la venta y no morir en el intento.
  6. Fidelización de clientes: A pesar de estar en el mundo digital, podemos prestar servicios de tal calidad que enamoren a los clientes. También podemos echar mano de las ventas cruzadas para que nuestros clientes estén seguros de que a nuestro lado podrán conseguir todo lo que necesitan. Aunque en realidad no tengamos todo, podemos vender seguridad y confianza de muchas maneras.

Este método requiere disciplina, paciencia y constancia. La verdad, para lograr el éxito en la vida es necesario tener estas características. No se trata de llevar rutinas aburridas, se trata de llevar con pasión las tareas diarias que traerán grandes beneficios.

Asael Pinto

Social Media Manager

Compartir:
Publicado en Digital Marketing y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *