VIDAS FALSAS EN LAS REDES SOCIALES

A muchos nos encanta hacer uso de las redes sociales. Nos mantienen informados y en contacto con nuestros amigos. Nos permiten conocer nuevas personas, además publicar nuestras pensamiento, fotos o videos o ver los de nuestros familiares, amigos y celebridades a las que admiramos. Pero, ¿qué clase de contenido solemos compartir en ellas?

¿Todo lo que compartes es real?

Si tu respuesta es ¡Sí! Te felicito. Sin embargo, lamentablemente hay quienes viven solo de las apariencias. Personas para quienes lo más importante generalmente son los likes que reciben y los seguidores que poseen.

Aunque pensábamos que la selfie sería solo una moda pasajera, se ha convertido en una actividad muy popular de creciente participación e importancia cultural entre adolescentes y adultos emergentes. No todos las publicamos con las mismas intenciones. Pero de un tiempo para acá, la búsqueda de atención, la soledad y el comportamiento egocéntrico de algunos han tenido un impacto significativo en el uso y gusto de estas autofotos. ¿Eres adicto a ellas?

Estudios han señalado que las selfies se usan tanto en entornos privados como públicos, donde los usuarios tienden a involucrarse en ambos entornos. Además estas, más que el solo hecho de tomarse una fotografía, pueden incluir la edición del color y el contraste, el cambio del fondo o agregar otros efectos antes de subir la imagen a una plataforma de redes sociales.

¿Te esfuerzas por tomar una foto espectacular o distinta, o en una situación de riesgo. Solo para conseguir varios “Me Gusta”?

Si bien, es poco probable que una persona comparta contenido de situaciones donde se sienta triste, abrumado o molesto. Pues nunca nadie va a querer mostrarse vulnerable ante el mundo. La mayoría siempre deseamos recordar y mostrar nuestros momentos de mayor felicidad. Nuestros viajes, aventuras, y ratos de diversión con amigos, es la cara que todos queremos mostrar ante la sociedad. Sin embargo, existen personas con baja autoestima. Con una vida vacía, solitaria y triste, que se dejan engañar y abrumar, por todo lo que ven en las redes sociales, que no comprenden que lo que observan de otros quizá no sea totalmente real.

Pues aunque muchos pueden estar compartiendo sus momentos felices, nadie lleva una vida completamente perfecta. Todos tenemos problemas y desafíos en diferentes ámbitos de nuestra vida, solo que no son esos ángulos los que nos gusta mostrar, sino como dije anteriormente, nos gusta recordar y mostrar los buenos momentos.

Entonces, ¿por qué muchos se esfuerzan tanto por mostrar una “vida perfecta” ente el público, cuando realmente la mayoría  – o todo –  es falso?

Ah de ser muy triste aparentar tener una vida interesante sólo para impresionar a los demás. ¿De qué depende tu felicidad? ¿Depende acaso de unos cuantos  likes y comentarios de gente a la que tal vez ni siquiera conoces?

Muchos encuentran en las redes sociales una ventana de escape para “acabar” con sus problemas. Pues las ven como un modo de “vida segura” donde pueden llegar a olvidarse (momentáneamente) de sus problemas, encontrando su zona de confort. Pero esto a la larga causa graves daños, porque se vuelven adictos a ellas, tal como si fueran una droga.

Mi consejo es que, sea que esto te suceda o no, debes tratar de vivir tu vida real. Sal de la rutina, lee un buen libro, toma aire fresco, trabaja con esfuerzo en algo que te apasione. Todos tenemos días buenos y días malos, ¡No compares tu vida con la de los demás!

 

María José González

Redacción – Redestopk

Publicado en Redes Sociales y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *