CIBERBULLYING

El Ciberbullying o Ciberacoso es acoso, el tipo de acoso que siempre ha existido, pero que ahora ha incrementado su alcance al usar como medio de difusión a las redes sociales y las nuevas tecnologías. Claramente puede afectar a cualquiera, y es capaz de arruinar la vida de la víctima, llevándola a presentar patologías de personalidad, o incluso al suicidio, si no se frena rápidamente o no se le da la ayuda que necesita.

Es un fenómeno mucho más común de lo que pensamos, estudios estiman que alrededor de 7 de cada 10 jóvenes en América Latina son víctimas de este hostigamiento, que existe en una amplia variedad de formas, que van desde el acoso de la víctima y su exclusión social hasta la manipulación de datos en su contra para perjudicarla en su propio nombre.

  • ¿Alguna vez has acosado cibernéticamente a alguien?
  • ¿Alguna vez has sido acosado?
  • ¿Alguna vez has sido testigo de acoso cibernético?

Una gran mayoría de niños y en especial adolescentes puede responder afirmativamente al menos a una de estas preguntas.

¿Por qué sucede?

Investigaciones afirman que sucede con mayor regularidad en grupos de adolescentes de entre 12  a 18 años de edad, que suelen tener una actitud agresiva.

El cerebro de un adolescente es similar a un automóvil sin frenos… Alta velocidad, sin pausa… sin pensar, ni consideraciones. Los jóvenes simplemente actúan, tomando muchas veces decisiones apresuradas e impulsivas, causadas por sentimientos espontáneos.

ciberbullyingExiste una fuerte diferencia de comportamiento entre los jóvenes que tienen una visión positiva de su futuro y los que no la tienen, este es un problema que viene desde la infancia, por falta de atención y afecto, y que claramente se puede prevenir.

Los adolescentes que tienen una visión clara de sus capacidades y de cómo usarlas de manera apropiada para tener éxito en su vida, suelen tomar decisiones más saludables y productivas. Y están menos propensos a tener problemas con drogas y con conductas ilícitas. ¿Por qué? Sencillamente porque tienden a tomar decisiones que están relacionadas con su visión del futuro y que, los mantienen alejados de conductas que pueden afectar sus probabilidades de éxito.

Generalmente, los jóvenes que no tienen una convicción de tener lo necesario para ser exitosos tienden a no preocuparse mucho por el futuro, y a tomar decisiones basadas en lo que se siente bien en el momento o a dejarse llevar por lo que hacen sus amigos, restándole valor a las consecuencias que puedan tener sus “decisiones de poca importancia” porque consideran que no tienen nada que perder.

¿Conoces  a algún joven que muestre una actitud de “no me importa” y que actúe de acuerdo a ella?

O tú, ¿Qué tan dispuesto estas a enviar un mensaje agresivo a alguien que no te cae bien?

Este es mi consejo: ¡Piénsalo 2 veces!

No hay ninguna necesidad de hacerlo, existen soluciones sanas para todo tipo de problemas.  No busques simplemente hacer pagar a alguien por tus sentimientos o inquietudes.

Un mensaje ofensivo, aunque parezca algo sencillo o incluso tonto, puede hacer mucho daño, y herir los sentimientos de otros.

Quienes se sienten afectados, suelen sufrir este hostigamiento en silencio, por temor a mayores burlas o a que al buscar ayuda, sus agresores tomen mayores represalias.

¿Cómo podemos evitar que haya más víctimas?

Creo que una excelente manera de prevenir el bullying es encontrar la manera de mostrarle a la generación emergente las capacidades únicas que poseen, individualmente, y que existen muchas maneras de usarlas exitosamente.

Además enseñarles a usar apropiadamente las nuevas tecnologías, actuando con educación y evitando hacer en las redes lo que no harían en persona.

Pero ahora, si necesitas detener esto de manera inmediata, puedes hacer lo siguiente:

  1. Ignora y bloquea las provocaciones.
  2. Pídele al abusador que pare.
  3. Si la molestia persiste, abandona la conversación y pide ayuda a un adulto de confianza.
  4. Si te acosan guarda la evidencia.
  5. No pienses que estás del todo seguro al otro lado de la pantalla.
  6. Si hay amenazas graves pide ayuda con urgencia y denúncialo.

Padre, madre, escucha a tu hijo/a, y mantente atento a cualquier conducta que pueda reflejar que está siendo acosado, o que puede estar acosando a alguien. ¡Has algo antes de que sea tarde!

Todos tenemos un rol importante que desempeñar para ayudar a detener este tipo de comportamiento innecesario y perjudicial en línea.

¿Necesitas ayuda? Actualmente hay muchas opciones para brindarte apoyo, una de ellas es la organización Psicodehu. Puedes visitar su perfil en Instagram y hacer las consultas que desees. Recibirás el apoyo que necesitas

María José González

Redacción – Redestopk

Compartir:
Publicado en Redes Sociales y etiquetado , , .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *